Home
...............
What's New
...............
Articles
...............
Speeches
...............
Links
...............
  Photos
...............
Donations
...............
Español
...............

 

Administered
by AFHU
 American
 Friends of the
Hebrew
University

20 N. Wacker Drive
Suite #2020
Chicago, IL
60606

 •

 

 

  Biography written by his father, Abraham Ladowski, in Spanish.
    - January, 2004.

 


Su pequeña gran historia
por Abraham Ladowski

David Diego Ladowski (z"l)
1973 — 2002  

David Diego Ladowski, de cuyos padres Sara y Abraham, nació un día jueves 31 de Mayo de 1973, en la ciudad de Buenos Aires, Capital Federal de la República Argentina.

En el seno de una familia de clase media, era el menor de cuatro hijos, tres varones y una niña, de los cuales al mayor, Sergio, no llego a conocer, pues falleció cuatro años antes de su nacimiento, a los once años de edad, debido a una enfermedad.

Cuando tenía un año y medio, en un descuido, salió de la casa y se quemó la planta de los pies en una chapa de metal que había en el jardín. Ya mostró su fuerza de voluntad, y pese al dolor con mucho empeño, quizo y volvió a caminar, a pesar de que los médicos lo habían puesto en duda.

Diego, como le decíamos en Argentina y como así también lo llamaban sus amigos, tuvo ya en su niñez demostraciones de sus capacidades. Cuando apenas contaba dos años y medio le pidió a su hermano Gabi que le enseñase a leer, sólo las letras le dijo, tal es así que en el jardín de infantes, la ganenet (maestra jardinera) llamó la atención de su madre de que el niño no estaba bien, que estaba enfermo, pues no jugaba con sus compañeritos, su lugar preferido era un rincón con libros para niños, donde se deleitaba con su lectura.

Siempre fué buen compañero, hizo la escuela primaria pública donde se destacó con su mente fotográfica. Todo lo que veía le quedaba grabado y ya no lo olvidaba, acumulaba así en su cerebro todos los conocimientos; desde pequeño quizo cultivarse y todo lo que encontraba lo leía, no dejo de interesarse por ningun tema, todo le era relevante, hasta en sus juegos con su hermano Gabi o su hermana Roxana, eran para ejercitar conocimientos. Ya en la escuela secundaria, el Nacional 17 demostró ser compañero y el mejor amigo de todos en su clase; era tan especial que no hacía diferencias, primero era el ser humano.

Desde muy niño lo atrajo la filatelia y habia que verlo todos los domingos en el parque cerca de casa reunido para hacer intercambio con señores que lo do blaban o triplicaban en edad. Comenzó su colección, continuando lo que empezó su hermano Gabi, aproximadamente a los 10 años y llegó a reunir varios álbumes muy interesantes.

Ya en la secundaria comenzó sus encuentros sionistas en la Hanoar Hatzioni, donde se preparó y recibió todos los conocimientos, ideas y proyectos para su futuro en Israel.

Sus gustos deportivos eran muy selectos, correr, fútbol y natación, era fanático del Racing Club, le gustaba ir a la playa, correr y luego nadar 1 a 2 horas. 

Llegó a Israel el 25 de febrero de 1992 con sólo 18 años y luego de haber salido libre del ejército argentino por sorteo. Roxana habia llegado un año antes y su hermano Gabi con su familia ya recidían en Chicago, U.S.A. Él traía consigo muchas ansias de saber y triunfar, "Voy a ser Embajador de Israel en Argentina" dijo un día en broma.

Con su idioma el español, el inglés y un poco de hebreo, hizo todos sus estudios en la Universidad Hebrea de Jerusalén en Monte Scopus. Mejoró su hebreo a tal punto que solía ser académico, hizo sus primeras dos carreras, Comunicaciones y Cultura e Idioma Alemán, más tarde aprendería francés, completando así cinco idiomas 

La relación de Roxana y Diego siempre fue excelente. Ella lo adoraba y admiraba, compartían sus secretos a pesar de la diferencia de edad y él sentía tal debilidad que no permitía ni siquiera se la mirase mal, siempre juntos, tanto que los llamábamos los "mellizos con tres años y medio de difererencia."

Ya en Israel, Diego fué ejemplo para su hermana y cuando el tiempo se lo permitía la iba a visitar a Eilat, al sur de Israel, él siempre estuvo en su muy adorada Jerusalén. Tal era el compromiso que Diego se tomó hacia ella, que se comprometió y se hizo como obligación su cuidado; le aconsejaba y hasta le ayudaba económicamente. Él siempre supo arreglarse solo y hasta algo le sobraba, y cuando entró a Misrad Ajutz (Ministerio del Exterior) le prometió que costearía los estudios de su sobrino Daniel, al que mimaba y protegía, y que cuando se veían jugaban, y el pequeño no quería que se fuese nunca.

Desde el primer día en que llegaron a Israel sus padres, Diego dejó por unos días sus exámenes, que daba por ese entonces, y los acompañó constantemente, pués eran muy difíciles y muchos los trámites a hacer, y ellos no sabían nada de hebreo.

Ya desde muy pequeño quizo ser independiente, le ayudaba a su hermano Gabi como cadete y luego trató de vender artículos electricos puerta por puerta.

A Netanya, donde viven sus padres, sabía llegar casi todos los fines de semana, siempre que podía o no tenía guardias. A veces solía venir Eliad, su novia, se encerraba en su habitación a estudiar o leer el Tanaj y cuando se desocupaba, venía y contaba cosas. 

Él era muy hablador, cuando tenía libre, si no, se sumía en su trabajo o sus estudios. Siempre era una fiesta cuando podíamos estar reunidos todos juntos.

Cuando volvía a Jerusalén los sábados por la noche, sus padres lo acompañaban hasta la Tajanat Mercazit (estación de ómnibus).

Con su hermano Gabi se comunicaba telefónicamente y últimamente por E-mail, también era una relación muy fluida y constante.

En mayo de 1997 entró a la tzaba (ejército), en Tel Hashomer, con el cargo de Katzin (oficial) académico, donde sus atudaim lo recuerdan con gran cariño por su dedicación y comprensión, le gustaban los trabajos comunitarios y como voluntario hacia guardias nocturnas en su barrio en Jerusalén.

Mientras hizo la tzaba (servicio militar), su padre lo acompañaba indefectiblemente todas las madrugadas a las cinco y media hasta la parada del omnibus, y si en alguna oportunidad él advertía algun motivo por el que él creía no lo iban a acompañar, ponía esa, su carita tan dulce, que no se le podía negar nada.

Sara siempre tenía sus temores, como toda madre, pero con él era algo especial, siempre le repetía : "ten cuidado, no quisiera que te pase nada", como si presintiera algo.

En casa no lo hacía, pero sus compañeros y amigos decían que era muy alegre, que bailaba y amenizaba las reuniones. En casa, en cambio, le gustaba escuchar música clásica e israeli, y últimamente tangos.

A su retiro de la tzaba (3 años) continuó sus estudios en la universidad, además trabajaba en las oficinas de la misma, jamás dejó que se le ayudase económicamente, siempre se arregló solo y así completó "Administración Publica y Derecho", trabajando además para el ministerio de Comunicaciones, controlando programas de T.V.

Presentó varios escritos: sobre El régimen nazi en Dinamarca y los judios y una biografia de Heinrich Heine, y algunos cuentos.

Su último reto era entrar a Misrad Ajutz (Ministerio del Exterior), quería hacer algo por su patria y por su gente, sionista de alma y muy creyente sin llegar al fanatismo y fué de los primeros en su promoción.

Fué cadete y después atendió asuntos con la Unión Europea, y llegó por fin su primer destino, Lima-PERÚ, como segundo secretario y vicejefe de la misión, atendiendo Asuntos Políticos, Comerciales y Culturales.

Pero aún quedaba un pendiente y era el Master de Administración Pública y Derecho, y postergó en diez días su ida a Lima para conseguirlo.

Presentó un estudio sobre el Conflicto Arabe-Israelí, de cómo vivir junto a los Palestinos en Paz.

En diez años en Israel logró lo que ningún otro Ole (inmigrante) de su edad: Cultura y Conocimientos. Era un gran lector y muy selectivo, solíamos tener largas conversaciones sobre diversos temas y nunca levantó la voz, siempre con esa su sonrisa tan cautivante.

El día 31 de julio de 2002 fué a "su" Universidad a despedirse y entregar la tésis, allí se encontró con su compañera y amiga Eliad, la que había sido su novia, para saludarla antes de su viaje; había cumplido hasta ahora con todos sus cometidos, en pocos días estaría en Lima, Perú, donde lo estaban esperando el Embajador, Sr. Uri Noi, y todos sus compañeros que ya lo habían conocido. Pero el destino, o la fatalidad, no quisieron que llegara y un fanático destrozó su vida y todos sus sueños a los 29 años.

Fué muy especial, sensible a las necesidades, humanista y pacifista, cuyo ejemplo de vida sea un legado de Paz, Cultura y Convivencia en Todo el Mundo.

David Diego Ladowski, Honrado sea Tu Nombre.

FIN

 

© 2004 All Rights Reserved.  The Ladowski Family

 

  © 2002-2016 Gabriel H. Ladowski