Inicio
...............
Novedades
...............
Artículos
...............
Discursos
...............
Enlaces
...............
Fotos
...............
Donaciones
...............
English
...............

 

Su donación es deducible
de impuestos
y debe
ser enviada a:
AFHU
(American Friends of
the Hebrew University)
la cual es una organización
sin fines de lucro
501(c) 3

20 N. Wacker Drive
Suite #2020
Chicago, IL
60606

 

  14 de Junio, 2006 - 
     Discurso de
Gabi Ladowski para el evento de entrega de las 
     Becas de Mérito a nombre de David Diego Ladowski en la 
     Universidad Hebrea de Jerusalén.

 

 
¡Buenas tardes!

Han Pasado casi 4 años del atentado el la cafetería, pareciera que fueran décadas y al mismo tiempo pareciera que fue ayer; y aunque dicen que el tiempo cura las heridas, esta pareciera no irse nunca.

Mi nombre es Gabi Ladowski, soy el hermano de David Diego Ladowski; mi familia y yo hemos fundado el Fondo Conmemorativo David Diego Ladowski.

Probablemente ustedes han leído o escuchado las noticias que el diabólico cerebro responsable de la bomba en la cafetería aquí, como también en otros lugares en Israel, fue atrapado. Les puedo apostar lo que quieran que ese criminal jamás se imaginó que su plan maligno no frenaría la buena voluntad de la gente bondadosa y que por lo contrario, generaría una ola enorme de actos de benevolencia lo que en hebreo se dice “Gemilut Hesed”.

Por esa razón esta tarde estamos congregados aquí, para ser testigos en vivo de cuanta bondad aún existe en el mundo.

Durante los últimos cuatro años, cientos de miles de personas han perecido a causa de desastres naturales, enfermedades, guerras, genocidio o terrorismo.

El mundo está pasando por momentos muy difíciles. En algunos lugares, el odio es tan grande que es difícil de comprender, pero hay gente que lo justifica diciendo la razón es la diferencia de mentalidades entre los occidentales y los orientales. Al mismo tiempo, en lugares más civilizados, como en Gran Bretaña y en Canadá, expresan su gran antisemitismo boicoteando las universidades israelíes, lo que yo pienso es un paso para atrás y que totalmente se contradice con el principio primordial el cual se deben basar la educación superior y las universidades.

Hay gente que cree que el fin de este mundo en el que vivimos esta muy cercano. Para muchos ellos que lo ven de esa forma, en mi opinión, es como un llamado para que se despierten, para que comiencen de nuevo, y donde se puedan dar cuenta que en lugar de quejarse y sólo observar desde la distancia, hay una necesidad enorme de bondad y para que la gente se involucre sea tanto por medio de la participación, como también dando.

En mi opinión, lo que estamos haciendo aquí, son los cimientos para construir un mundo mejor “Tikkun Olam”.

Educando estudiantes con los estándares más altos, en donde ellos serán los líderes del mañana y lo harán en forma ejemplar.

Muchos se preguntarán:

¿No será muy tarde para hacer esto? ¿Porqué tiene que morir gente buena para llegar a este punto?

Ojalá la muerte de mi hermano y de las otras 8 personas inocentes no fueran la razón por la que estamos aquí, pero lamentablemente no podemos cambiar lo que ha pasado, pero como David Diego diría, definitivamente podemos tener un impacto positivo en el futuro.

¡Él lo hizo! Él nos toco a todos con su sonrisa, su buen corazón, su inteligencia y su tremendo deseo de ayudar a cuantas más personas fueran posibles, así que nosotros continuaremos con esta tradición de brindar y dar por muchos años más como tributo a su vida y sus logros.

Mi familia y yo nos sentimos muy humildes, emocionados y honrados de estar aquí esta tarde presentando estas 10 becas a estos increíbles y talentosos alumnos que no sólo se distinguen académicamente sino que también como seres humanos, tratando de contribuir al mundo, llevando la antorcha que iluminará el sendero, las mentes y las almas de tantos otros.

Nada de esto sería posible sin la generosa ayuda de tanta gente, muchos de los cuales están sentados entre nosotros esta tarde. También debemos agradecer a los Amigos Norteamericanos de La Universidad Hebrea (AFHU) y a la gente de la Universidad aquí, como el Profesor Magidor, Ofra Commere, el Profesor Dery y tantos otros, los que nos han apoyado a travéz de todos estos años.

Esto demuestra que ningún demonio, a pesar del dolor y la destrucción que produzcan, puede ser más grande que simplemente un buen corazón.

El legado de David Diego está vivo, y seguirá viviendo en todos nosotros por siempre…

Shalom y muchas gracias a todos.

Gabi Ladowski y familia.

 

  © 2002-2016 Gabriel H. Ladowski